lunes, 30 de marzo de 2015

30 de marzo




En el ya lejano 1824, el día 30 de marzo, el Papa León XII declaró beata a santa Margarita María de Alacoque, una santa particularmente admirada y venerada por nuestra Madre Fundadora. En el etapa final de la vida terrena de santa Vicenta María, las hermanas pidieron con mucha intensidad el milagro de su corazón por intercesión de la Beata... La devoción al Sagrado Corazón de Jesús mantuvo siempreun fuerte vínculo espiritual entre las Religiosas de María Inmaculada y santa Margarita María.

El día 30 de marzo de 1879, santa Vicenta María, apenas diagnosticada de tuberculosis, firmó el testamento de sus bienes.

Unos años más tarde,  el 30 de marzo de 1891, mientras en la Casa Madre vestía el hábito de la Congregación, la catalana,  M. María de la Concepción Marqués; en Barcelona, la sierva de Dios, doña Dorotea de Chopitea, en su lecho de muerte encargada a su hija Isabel los pagos de las obras de la casa para la Religiosas de María Inmaculada en la calle del Consejo de Ciento.

En 1910, el Obispo de Madrid Alcalá concedió el "imprimatur" para la biografía de la Madre Fundadora escrita por M. María Teresa Orti.

sábado, 28 de marzo de 2015

28 de marzo

Fue el 28 de marzo de 1883 cuando la comunidad de Salesas del "Primer y Real Monasterio de la Visitación en Madrid", se trasladó desde la calle de la Redondilla hasta su nuevo monasterio en la calle de Santa Engracia. 
Santa Vicenta María López y Vicuña se sintió siempre muy vinculada por lazos familiares, amistosos y espirituales a aquella comunidad y las monjas la invitaron "muy fina y cariñosamente" a visitar el monasterio antes de que se declarara la clausura.
El día 29 estuvo allí, y días más tarde lo comunica a Sor Clara Almansa, que había pertenecido a aquella comunidad pero fue destinada a fundar en Vitoria: "No quiero dejar de referir a V.C. que el segundo día que la Comunidad de su Monasterio estuvo en la casa nueva, pasé un rato muy bueno, recorriéndola en compañía de la Madre, y encontrándome Hermanas muy queridas, aunque no faltaba poco con lo que hay en Vitoria. La casa es muy hermosa".
(http://monjassalesas.blogspot.it/2014/01/salesas-del-primer-monasterio-de-la.html)
 
El 28 de marzo de 1901 había emoción en la comunidad de Granada que esperaba la visita de la Madre General, y si es cierto que se quedaron con las ganas de abrazar a M. María Teresa Orti, porque no llegó. El regocijo fue grande porque, quien llegó aquel día fue la imagen de la Virgen de los Dolores.

miércoles, 25 de marzo de 2015

25 de marzo

Casa contigua a la que ocupó el Colegio para sirvientas.
  El día 23 de julio de 1877 se trasladaron, doña María Eulalia Vicuña, las primera religiosas de María Inmaculada (aún novicias y postulantes) y las jóvenes acogidas en Madrid, desde la plaza de San Miguel a la calle de la Bola. Allí, el 25 de marzo de 1878 fue inaugurada la primera capilla pública que tuvo la Congregación. Santa Vicenta María, en las notas que fue tomando para la posterior elaboración de la historia, nos cuenta cómo fue: 

Doña María Eulalia Vicuña de Riega
"Mi buena tía Q.E.P.D., después de lograr tener casa propia, su primera aspiración fue habilitar una Capilla pública, donde pudiera estar el Smo. Sacramento, cuya idea le entusiasmaba tanto, que llegaba a decir (aunque en la práctica hubiera sido imposible) que ella se quedaría de noche a adorarle mientras las demás dormían. No quiso el Señor que llegase a tener ese gusto; se contentó S.D.M. con que esforzara extraordinariamente para reunir recursos, vendiendo sus alhajas, etc., y tal vez quiso darle el premio de verle cara a cara, antes de que tuviera en su casa su presencia real, encubierto bajo los velo eucarísticos. Murió mi tía el 30 de noviembre de 1877, y el 25 de marzo del 78 se abrió la Capilla al culto público.


  La bendijo en la víspera el Sr. D. Santiago Pastor, secretario entonces del Emmo. Sr. Cardenal Arzobispo de Toledo. Al día siguiente, fiesta de la Encarnación del Hijo de Dios, dijo muy temprano la primera misa el mismo Sr. Pastor, y a cosa de las 7 llegó el Sr. Cardenal, habiendo salido a recibirlo la reducida Comunidad que entonces había (que creo no pasaría de nueve Hermanas). Concurrió la mayor parte de las jóvenes de la casa, que ya serían más de 200 y, antes de dar la Comunión, hizo S. Ema. una plática muy devota y apropiada principalmente a las jóvenes. Después de esta misa quedó ya el Smo. reservado. El altar estaba bonitamente adornado, a lo menos, lo mejor que pudimos y el tiempo permitió, porque se anduvo con muchísima premura, por el afán de que en ese día fuera la inauguración. A las 10 tuvimos misa mayor solemne, con el Señor manifiesto, que cantó el Sr. Vicario eclesiástico de Madrid, y el sermón estuvo a cargo del P. Venancio Mazquiarán, orador insigne de la Compañía. Por la tarde y los dos días siguientes, predicó el P. Fidel Fita, de la misma compañía, haciendo así un triduo por todas las personas que con sus limosnas habían contribuido a las obras de la Capilla. El día 26 se celebraron honras en sufragio de mi tía, haciendo la oración fúnebre, después de oficiar en ellas, el P. Hidalgo. Su tema fue: "Los muertos hablan por sus obras". Muy pronto llegó la semana santa, y se celebraron los Divinos oficios, con sermones de Mandato, Pasión y Siete Palabras. Por la bondad de Dios se ha continuado en los años siguientes, y cada vez con mayor solemnidad, así como otras funciones, y es consolador el número de | Comuniones, que anualmente se calcula en 8.000. Los ejercicios de las tardes de los días festivos se solemnizan frecuentemente con el Señor manifiesto. Todos los años se dan ejercicios a Sras. que son en número cuantas pueden colocarse en la Capilla y tribuna, debiendo este particular beneficio para las que lo reciben y para la misma Congregación, al celo del R.P. Hidalgo, que hasta el presente los ha dirigido siempre. En el último año (que es el presente [1883]) se han dado también a las acogidas que se hallan sirviendo, por el P. Cándido Sanz, lo cual no se había hecho hasta ahora, aunque nunca se ha perdido la costumbre de que varias veces al año se hagan para las acogidas internas, que no los hayan hecho nunca, o que haya transcurrido tiempo."

lunes, 23 de marzo de 2015

23 de marzo: muere M. María Teresa Orti

M. María Teresa Orti y Muñoz RMI
Fue el 23 de marzo de 1847 cuando, en Cascante, administraron el Bautismo a santa Vicenta María... y fue el 23 de marzo de 1925 cuando su sucesora en el gobierno de la congregación realizó, según sus propias palabras, "el mejor viaje de toda su vida". Dos días más tarde, el 25 de marzo, M. María de Javier Roura, comunicaba a las comunidades algunos detalles de los últimos momentos y la muerte de M. María Teresa Orti:


A las 11 de la mañana se le administraron los Santos Sacramentos, estando en su completo conocimiento y contestando a las preguntas del ceremonial con un fervor y tan entera, que al leerle yo la fórmula de los votos me hizo que se la dijera despacio, y lo repitió todo esforzándose mucho porque la fatiga ya no la dejaba un momento; se le administró también la Santa Unción y se le aplicó la indulgencia plenaria.
Después de la ceremonia se quedó muy tranquila y descansando algunos ratos, sin que nadie, ni aún los médicos, sospecharan que tan pronto la teníamos que perder.
A las 2 ½ estando con ella Madre Vicaria y Madre María del Sagrario, advirtieron que la fatiga iba en aumento; llamaron inmediatamente a las enfermeras y a las que solíamos estar con ella y pronto pudimos convencernos de la triste realidad. Nuestra enferma seguía con su paz y serenidad no exhalando ni una sola queja como tampoco lo había hecho durante toda la enfermedad, la que ha disimulado, sufriendo en silencio y sin quejarse, dolores y molestias que sólo Dios sabía, pero de las que ya habrá recibido su premio.
Pronto corrió la voz entre la Comunidad de que nuestra amadísima Madre estaba en agonía; allí fueron acudiendo todas para ver morir a aquella santa mujer que el Señor nos dio por Madre; fueron pasando una a una para besarle la mano y Madre Vicaria le pregunto: “Madre mía ¿bendice V.R. a las de todas  las Casas también?” y le contestó con una sonrisa y un gesto afirmativo; le fuimos sugiriendo jaculatorias, y al decirle que pidiese a nuestra santa Madre hiciera el milagro, dijo que no, que ella solo quería cumplir la voluntad de Dios. A Madre Vicaria que estaba firme a su lado, pero llorando amargamente, le tendió la mano y le dijo: “No llore, que este es el mejor viaje que he hecho en mi vida”.
Lápida de la sepultura en el cementerio de San Isidro
Vino el P. Goñi de la Compañía, el Sr. Cura Párroco, el Sr. Capellán y nuestro confesor; todos le dieron la absolución y le hicieron la recomendación del alma, estando en pleno conocimiento hasta el último instante en que murió tan dulcemente que parecía que se quedaba dormida, como así permaneció sin descomponerse absolutamente nada las 24 horas que tuvimos el consuelo de verla en la capilla ante el sepulcro de nuestra Madre Fundadora. Así fueron los últimos instantes de su grande alma que en su humildad y sencillez supo ocultar, pero que el Señor ha querido manifestar en su muerte.

Que sepamos todas aprovecharnos de las grandes lecciones como nos tiene dadas y que sigamos constantes las huellas de tan santa maestra y madre.
Lápida mortuoria en la Iglesia de la Casa Madre donde se conservan los restos mortales de M. María Teresa Orti desde el 31 de mayo de 1963

domingo, 22 de marzo de 2015

22 de marzo

En Cascante, Navarra, nació ella... santa Vicenta María López y Vicuña

Habitación donde nació santa Vicenta María
Llegó a este mundo enjugando lágrimas familiares porque sus padres acababan de perder a su primogénita... venía con un particular mensaje de cielo para enjugar muchas lágrimas y para evitar muchos llantos... Aquella niña traía mensaje de alegría, de Pascua, de Salvación en Jesucristo para muchos jóvenes de todo el mundo...

Al dio siguiente de su nacimiento la bautizaron, y su padre dio la noticia a los tíos que vivían en Madrid, y lo hizo con previsiones de futuro...

Cascante 23 de marzo de 1847

Faldón de su Bautizo
                Mis queridos hermanos: Dios aflige y no desampara. El 8 fue un día de llanto para esta vuestra familia, pero al volver nuestros tristes ojos a mi querida Nicolasa experimentábamos el placer de ver muy pronto ocupado el vacío que nos dejara la gloriosa Vicentica. 

Pila bautismal de la Parroquia de la Asunción en Cascante
Ayer con toda felicidad a las 5¼ de la tarde nos alumbró con una robusta niña; hoy la han sacado de pila sus tíos Joaquín y Dominica. Su nombre María Vicenta Deogracias; la recién nacida y su madre siguen cual podemos apetecer, gracias a Dios y a vuestra oraciones.

                En el correo de ayer recibí las muy interesantes de Eulalia y su esposo del 18; mucho agradezco sus consejos y días.


                Pongo a vuestras órdenes a mi nueva hija que si imita las virtudes de sus tíos no le quedará nada que desear a vuestro amante hermano. José María


sábado, 21 de marzo de 2015

21 de marzo

Con la llegada de la primavera...
Convento de San Benito. Sevilla
El 21 de marzo de 1885, las Religiosas de María Inmaculada, recién llegadas a Sevilla celebran la inauguración de su casa en el antiguo convento de San Benito, calle Calatrava. A las 7 de la mañana celebró la primera Misa el párroco, D. José Jiménez y dejó el Santísimo reservado en el "tercer sagrario" del Instituto. A las diez y media D. José Caballero celebró 'Misa cantada' en la que predicó el P. José María Mon SJ.


Palacio de Mandas
El 21 de marzo de 1918, D. Cándido Urancha, cura de la parroquia de San Ignacio en San Sebastián, escribe a M. María Teresa Orti advirtiéndole de la posibilidad de adquirir en Palacio de Mandas, contiguo a la Casa Madre, en la calle Fuencarral (Madrid).


El 21 de marzo de 1923, M. María Teresa Orti y su consejo, aprueban la fundación de una casa en Sao Paulo (Brasil).

El 21 de marzo de 1942, el Cardenal Carlos Salotti, en nombre del Papa Pío XII, firma el Decreto sobre la heroicidad de las virtudes de la Madre Fundadora

miércoles, 18 de marzo de 2015

18 de marzo

Un día como hoy

El 18 de marzo de 1932 la iglesia parroquial de San Pedro en Errazu (Navarra) se vistió de fiesta para acoger la emisión de primeros votos de dos Religiosas de María Inmaculada.


El enrarecido ambiente político de España puso en guardia a M. María de la Concepción Marqués y Puig, tercera superiora general de la Congregación de Religiosas de María Inmaculada y, entre otras decisiones, tomó medidas para poner a salvo a las Hermanas más jóvenes. Resultado de estas decisiones fue el “peregrinar” del Noviciado de Logroño hacia Francia. 
Errazu - Valle de Baztán (Navarra)
Desde el 25 de junio de 1931 hasta el 3 junio 1932, las novicias y postulantes vivieron en Errazu, un lugar del valle de Baztán en la provincia de Navarra. Su iglesia parroquial, dedicada a San Pedro fue escenario de entrañables ceremonias y muchas anéctodas vividas por las postulantes y novicias durante aquel año.
Fue el 18 de marzo de 1932 cuando celebraron la última ceremonia en aquel templo: los primeros votos de M. María Esperanza de Jesús Orellá Iturre y M. María Alegría del Corazón de Jesús Gutiérrez Carranza.
Las primeras etapas de su formación vividas como “semi-nómadas”, la incertidumbre y el temor en los años de la Guerra Civil, la pobreza y el exceso de trabajo en los años de la postguerra, los vertiginosos cambios sociales que llegaron con la sociedad del bienestar… nada frenó la generosidad de su entrega.
Era M. María Esperanza natural de Ibirien (Navarra). Entró en la Congregación el 2 de agosto de 1929 y falleció en Valladolid el 14 de julio de 1992, a los 86 años de edad y 63 de vida religiosa.
M. María Alegría había nacido en Castro Urdiales (Santander) y fue admitida en el Instituto el 14 de agosto de 1929. Falleció en Madrid-Ríos Rosas el 19 de abril de 1998 a los 94 años de edad y 69 de vida religiosa.
Ellas... como tantas otras... han ido escribiendo las mejores páginas de nuestra historia congregaciónal.
A.M.G. et M.I.