miércoles, 18 de abril de 2018

18 de abril... "Decretum laudis"

130 años desde aquel día que santa Vicenta María calificó como  "el más fausto acontecimiento desde que la Congregación existe"... un día para agradecer.... para prolongar aquel Te Deum que las cerca de cuarenta y cuatro religiosas de María Inmaculada que formaban la Congregación en la primavera de 1888 entonaron emocionadas... con toda su confianza puesta en Dios y con toda la alegría que les invadió al saber que la Iglesia ponía su sello en aquella pequeña nave de salvación para muchas almas, cuyo cuidado nos encomienda el Señor...
Embestida por fuertes vientos o navegando serena empujada por aires de bonanza... El Señor no ha apartado nunca la mano del timón de esta navecilla... La Virgen ha lucido siempre como la más fiel estrella que alumbra nuestra navegación... las que nos han precedido velan nuestra trayectoria... en los mares de este mundo siguen alzándose manos necesitadas de una navecilla que les ayude a alcanzar el puerto... 
Por cada joven salvada... por cada joven en camino de salvación... por cada mano alzada en busca de ayuda... "A ti, oh Dios te alabamos, a ti, Señor te reconocemos.... ¡salva Señor a tu pueblo y bendice tu heredad!"

jueves, 15 de marzo de 2018

1868 - 15 de marzo - 2018




Han pasado ya 150 años desde aquel domingo 15 de marzo de 1868 en el que una joven, a punto de cumplir sus veintiún años respondió a una pregunta que frustraba ilusiones y abría de par en par las puertas a un infinito mundo de sueños y proyectos de vida eterna...
Santa Vicenta María terminó los Ejercicios espirituales en el Primer Monasterio de la Visitación Real de Madrid bajo la dirección del P. Luis Pérez SJ y con el apoyo de la oración de toda aquella venerable comunidad...

Primer y Real Monasterio de la Visitación. Madrid
Fue con su tía Sor María Dominica Vicuña con quien rompió el silencio celosamente guardado durante diez días. Su tía la miró fija a los ojos y tal vez adivinó la respuesta antes de formular la pregunta... pero la comunidad de Salesas de aquel Monasterio necesitaba saber si se confirmaban sus ilusiones de ver a aquella joven incorporada a sus filas... y Sor Dominica hizo la pregunta: "¿Qué resolución has tomado?" y su sobrina con una expresión más propia del cielo que de la tierra... miró con ternura y complicidad a su tía mientras sus labios dejaban que el corazón hablara:
"Alegrémonos en Dios tía que es quien así lo ha querido y por quien hemos de quererlo también nosotras: ¡las chicas han triunfado!".
Dibujo de M. María de Porta Coeli Mezquita rmi
El final de la respuesta se convirtió más tarde en un slogan que se ha transmitido de generación en generación... que hemos repetido sin cansarnos todas las Religiosas de María Inmaculada, que las jóvenes han pronunciado, exclamado, gritado y cantado sin cantarse... un slogan que hemos escrito en todos los colores y con todos los tipos de caracteres... un slogan que es mucho más que eso...
En el silencio hemos ido dejando la verdadera respuesta: "Alegrémonos en Dios tía que es quien así lo ha querido y por quien hemos de quererlo también nosotras". Para santa Vicenta María no hay nada que pueda ensombrecer la voluntad de Dios cuando Él se manifiesta tan claramente... 
Aquellos Ejercicios son la mejor síntesis de su programa de santidad. El día 4de marzo, en sus notas de la meditación preparatoria escribió: 
"me esforcé algún tanto a entregarme totalmente a Dios, queriendo estar atada de pies y manos, y deseando hacer lo que Su Majestad quisiera únicamente; y pensé que querría, en la práctica, el cumplimiento de aquellas sus palabras: "el que quiera venir en pos de Mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame" (Mt 16,4). Traté de prometer seguir esta doctrina negándome a todos mis gustos, etc"
Y la primera meditación del primer día sobre el Principio y Fundamento, la termina, como si fuera la última y resumen de los Ejercicios:
"Soy propiedad suya y a El solo le pertenezco. De consiguiente, de todos los dones que me ha dado, he de usar según Su Majestad quiera, pues cada uno dispone de sus cosas. Me ha creado con el fin de servirle aquí y de gozarle en la otra vida. Mi memoria no se emplee más que en aquello que agrade a Su Majestad; mi entendimiento sólo en conocerle y en todo aquello que redunde en gloria suya; y mi voluntad en amarle y hacer cuanto exija, pues es suya, y sería una injusticia apropiármela y abusar de ella inclinándola a practicar mis caprichos, etc. Pues os diré con S. Ignacio: "Tomad, Señor, y recibid toda mi libertad, mi memoria, entendimiento y toda mi voluntad, cuanto tengo y poseo a Vos lo devuelvo, pues Vos me lo disteis: todo es vuestro, disponed de ello a vuestra voluntad; dadme vuestro amor y gracia que esto me basta y con ello seré bastante rico" (EE 234). Toda para Vos; no haya más voluntad propia."
Podríamos seguir repasando textos de aquellas notas... pero recogemos solamente una resolución escrita en su reforma de vida cuando, al tomarse el pulso, reconocer sus resistencias a seguir las inspiraciones divinas:
Prontitud en dar al Señor cuanto exija de mí, absteniéndome de todo gusto y ejecutando todo lo que sea de su agrado, cueste lo que cueste. Conozco que Dios lo quiere: pues, basta, aunque me repugne. ¿No soy suya? ¿No me ha sacado de la nada? ¿No me ha comprado con su sangre? En lugar de haberme arrojado al infierno al primer pecado que cometí, me esperó, y por tantos medios me ha llamado: ¿aún me negaré a darle esta voluntad que es lo único que puedo darle? ¡Con una gota de sangre hubiera podido redimirme y la derramó toda sólo por ganar mi voluntad! ¿Y aún se la rehusaré? No Señor, con vuestra gracia, renunciaré siempre a mi voluntad aún en las cosas más pequeñas y nada haré por contentarla, sino por seguir la vuestra.
Así son los santos…. así es santa Vicenta María… pendiente siempre de lo que el Señor pide y quiere… son una alegría que nada ni nadie puedo arrebatarle porque lo que Dios quiere es fuente de gozo y vivir cumpliendo su voluntad es un torrente de felicidad, de gozo, de paz, de santidad que se contagia y fecunda de semillas de Evangelio los campos por donde pasan…
Por eso, hoy, cuando se cumplen 150 años de una respuesta que cambió el rumbo de la historia para infinidad de personas, también nosotros queremos recuperar el sentido más profundo, el espíritu y la letra de la respuesta que santa Vicenta María nos dio a todos en la persona de su tía Sor María Dominica:
"Alegrémonos en Dios que es quien así lo ha querido y por quien hemos de quererlo también nosotras”.





viernes, 2 de marzo de 2018

¿Qué tendrá lo pequeño...?



No sé de quién lo aprendí pero me gusta preguntarme de vez en cuando: ¿Qué tendrá lo pequeño que tanto a Dios le enamora?
Se cumplen hoy 149 años de la muerte de Manuel María Vicuña... un hombre grande que supo hacerse pequeño porque lo pequeño enamora a Dios... No es tarea fácil llegar algún día a hilvanar una biografía de Manuel María Vicuña, pero nadie ha dicho que lo difícil sea imposible.
La única vez que Manuel María se enamoró de una mujer, rompió el silencio con respecto a su persona, porque: "el corazón tiene razones que la razón no entiende".
En Cascante se consolidó la vocación de Manuel María Vicuña
Tenía ya 40 años cumplidos cuando escribió desde Cascane, al que pudo haber sido su suegro, una carta que más que una petición de mano es un relato autobiográfico... 


A D. Felipe López Valdemoro, en Madrid.

+
Cascante 24 de febrero de 1843

Mi estimadísimo Sr. D. Felipe: Después de pedir a Dios con instancia el acierto y de consultados sus vicegerentes para mí en la tierra con aprobación de todos y satisfacción completa de mi Sr. tío y hermanas ha llegado felizmente el día de declarar a V. abiertamente que amo para esposa a Inesita con toda la eficacia y pureza de que mi corazón es capaz. La amo por su juicio, talento y finura, prendas que descuellan entre tantas otras físicas y morales como reúne, y que la hacen para mí la mujer más apreciable que he conocido; pero sobre todo la amo porque creo firmemente que por su bondad soy amado verdaderamente y el propio intento que a mí me guía; bien que con la sujeción debida a la voluntad de V. conforme a la sana y esmerada educación que ha recibido y a la docilidad genial y sumisión de la mejor hija que su trato descubre. Aunque su decoro y mis principios han impedido que nos hayamos fran­queando los sentimientos de nuestro mutuo afecto, mi corazón me dice que el fondo de los dos es uno mismo. A tener sobre esto la menor duda, nunca me hubiera decidido a dar el paso para que sirve esta carta. Deseo lo entiendan V.V. así  y que siendo lo que me interesa más en este mundo lo fío a su conciencia la declaración más franca y espontánea de In[esi]ta.
Pero aunque yo suponga que por su bondad no por mi mérito, tenga su amor y por otra parte vea que es imposible me conozca yo cual soy y que debo serlo ya de VV. acaso mejor; me parece conviene para asegurar el acierto de V.V. así como par mi tranquilidad interior que yo me explique con alguna extensión sobre mis circunstan­cias principales para que no engañen las apariencias  favorables que haya en mí de cuya falsedad no es tanto mía la culpa como de los que a ciega o ligeramente me juzgan. Aunque sea pues a costa de mi amor propio me desahogaré manifestando las dificultades que en mis meditaciones sobre este asunto me han ido ocurriendo y al paso también  como he ido dándoles salida de alguna manera mi amor a In[esi]ta y el convencimiento que mi conciencia me dicta de que Dios nos destina a ser felices unidos. Ahora no permita este Sr. que al dar yo mis explicaciones se vea en ninguna o parezca verse tendencia a condiciones o cosa equivalente pues el amor alma del matrimonio no admite condiciones sino que suple por todo y hace que una vez abrazado ningún sacrificio se perdone en obsequio del objeto amado, que es lo que yo con la divina gracia me propongo hacer sin dudar de la correspondencia para su caso.
Vamos a nuestros intento discurriendo con franqueza y dejando a VV. la más absoluta para resolver.
No necesita V. que yo le advierta que la igualdad proporcional entre los esposos es una de las circunstancias más recomendables para la felicidad del matrimonio porque aquella trae la igualdad también de inclinaciones y contri­buye  a conservar el mutuo amor y la facilidad de auxiliarse recíprocamente toda la vida. Yo cumplí 40 años en agosto último e Inesita tendrá alguno más que la mitad, y por más que ordinariamente se repare poco en estas diferencias yo me detuve en el principio deseando que la de nuestra edad fuese 4 ó 6 años menos; pero al cabo me tranquilicé hallando la compensación en el juicio de Inesita y en mi deferencia genial. Creo no sea ilusión.
También me ocurrió desde luego la equivocación en que Inesita podría incurrir creyendo mi cabeza lo que no es y quizá considerándola privilegiada como la de V. así en el físico como en lo mental . Aunque gracias a Dios gozo y he gozado siempre de una salud igual y no he tenido enfermedades fuera de las fluxiones a la boca que han causado la ruina casi total de mi dentadura; pero además de esto hay que contar con que mi complexión no puede decirse robusta o capaz para grandes fatigas bien sea porque la vehemen­cia de mi espíritu altere mi físico o por cualquiera otra razón que yo no alcanzo. En cuanto a mi talento si llega a mediano, se rebaja mucho porque esa misma vehemencia me hace más tardo para comprender al paso que me obliga a querer estudiar hasta en sus ápices los asuntos y así resulta que yo gasto en el despacho de estos doble tiempo que cualquiera otro y que este amor trabajo lo paga mi salud, y por consiguiente mi aptitud no es con mucho lo que parece. Sin embargo fío en Dios cuya vocación creo que sigo que me dará fuerzas y hará llene las obligaciones de mi estado venciendo esta nimiedad que tanto me perjudica en lo que exceda a la delicadeza que exigen la concien­cia y el honor cuento superar con el mismo auxilio y el de la penetración tan poco común de las que espero me conceda el cielo para corresponder para vencer o suplir según eficazmente lo deseo mi sencillez o sea la falta de discreción o conocimiento del corazón humano que frecuentemente advierto en los negocios comunes influyendo en mí por otra parte desgraciadamente acerca de ellos el pícaro respeto humano con tantos otros defectos que mi fatal memoria no me presenta ahora y que se añaden a los muchos más que el desmedido amor propio me encubre. Hablo como siento delante de Dios.
En cuanto a intereses, por de pronto, si bien con algunas esperanzas para el provenir puede decirse también que no soy más aventajado. Las guerras y contra­tiempos los han reducido especialmente los de mis abuelos maternos y tres extraordinariamente. Heredo de mis padres con responsabi­lidad de dotar a mis hermanas y consumidos por consecuencias de la guerra, alojamientos que nos quedaron en metálico se calculan el valor de la casa y hacienda de Estella que he mandado tasar sobre 10.000 pies de a 4 pesetas moneda de Navarra de los que deben descontarse 3.000 importe de cada uno de los dos dotes y unos 10.000 rs. que aún se restarán a Eulalia. Los productos no puedo por de pronto tampoco puntua­lizarlos y sólo sé que no corresponden al que en esa capital y aun aquí tienen las fincas mucho menos no habiendo allí ya ninguno de la familia; para no andar en particiones y poder mejor venderlo todo junto o que entre por ello alguna de mis hermana llega a domiciliar en dicha ciudad, suponiendo que el marido de la que ha casado aquí ha de estar a la vista le hemos cedido para este intervalo la mitad del producto. contando con que la hermana menos que queda soltera vivirá en la compañía de mis hermanos de esa o del Sr. tío, siendo solo de mi cargo entregarle su hijuela o dotación llegado su caso.
Las líneas de los abuelos maternos o sea, de los tíos pues que Madre quedó pagada en vida de su haber han recaído en este mi Sr. tío por su propio derecho o como usu­fructuario. Las hay libres, aunque son las menos en Agreda y aquí, y la mayor parte con correspondientes a una cape­llanía merelega de que aquel es primer poseedor y que por derecho de sangre debía recaer en mi línea o sucesión si valiesen las reglas generales de la fundación pero que para casos como el de las leyes hoy vigen­tes dispone la distribución de bienes entre el capellán y sus sobrinos. El total valor de unos y otros puede calcu­larse sobre 300.000 rs. y además hay bastantes créditos siendo el principal uno de 70.000 rs. contra la Villa de Agreda, miserable hoy, pero que debemos esperar sea otra cosa completándose la carretera de esa corte a Francia en que están trabajando. Las probabilida­des pues son que a su tiempo entraremos los cuatro hermanos o quienes nos representen por iguales partes en la sucesión de dichos beneficios en los cuales como en todos los demás libres de Navarra y que saben ya que sus leyes dan el usufructo al cónyuge Ahora mi Sr. tío por varias razones y especialmente por su genio y carácter de eclesiástico al paso que no obtiene los rendimiento que otro de diferentes circunstancias podría conseguir, tiene para sus distribución multi­plica­das las atenciones de caridad, etc. y además después de haber coadyuvado para la colocación de Nicolasa se propone hacerlo también cuando llegue la de Dominica a quien debe proteger más que a mí. En estas circunstnaicas por un esfuerzo de su afecto y generosidad ofrece para mi alojamiento el cuarto o casa que ahí tome y darme la librería por de contado de nuestro Difunto. Así que de todos modos mi principal recurso en esa debe ser la aboga­cía; conque si se verifican mis designios creo deber contar con la protección de V. para ejercer esa profesión con alguna utilidad desde luego, y a los por el tiempo suficiente para hacerme lugar o conocimiento en la Curia.
También me parece debo hacer en esta mención de mis compromisos políticos. Suponiendo me harán V.V. la justicia de creerme muy ajeno de figurar, también espero me la hagan al manifestarles que desde el 1er cargo de Vocal de la Junta de Navarra que se me confirió a luego de haberme llevado a casa la enfermedad última de mi difunto padre fueron multiplica­das mis renuncias dirigidas por el conocimiento de mi inaptitud a la par de la presión tan ardua en que sus atribuciones y las circunstancias colocaban a aquella corpora­ción previen­do que en ella iba a ser uno víctima estérilmente. Pero en proporción inversa de mis esfuerzos por no mandar fuesen el empeño y mandatos que racionalmente me forzaron sin excusa, y gracias a Dios que me salvó del destino de juzgar, el más terrible en medio de la guerra y al que desde el principio mire para mí al menos como imposible resuelto a pasar por cuanto había en el mundo antes que admitirlo. Por dicha mía puedo decir que generalmente me ocupé siempre de hacer bien o aminorar los males inevitables, sin que me parezca haber quedado enemis­tado con ninguno antes en todos los partidos tengo muy buenos amigos. Por lo demás ahora como siempre he apetecido seguir las huellas de mi difunto tío y toda mi ambición se cifra en vivir retirado e independiente con la abogacía, asumiéndola cuando haya estabilidad y mi compromiso con cualquiera asesoría de rentas. Mas si como es tan fácil andando el tiempo, el error o afecto imprudente de los que creen conocerme y estimarme me comprome­tiesen en otra cosa, llano es que cuanto deba hacer ha de ser consul­tando a la que una su suerte con la mía y procurando su bien y voluntad después de la de Dios antes que la mía.
En medio de las interrupciones en que escribo y sin tiempo para más no pudiendo sufrir pasar ya más tiempo sin dirigir a V. esta carta, no ocurre otra cosa que añadir sino que quedo dispuesto a satisfacer a V.V. en cuanto crean oportuno.  He preferido hablar a V. por escrito porque siempre se hace con más exactitud y por dejar a V.V. más libertad contes­tando en la propia forma. Estamos ya aquí reunidos con el Sr. tío los sobrinos y por complacerle habremos de detenemos unos 10 días. Si V. pudiera responderme antes de separarnos se lo agradeceríamos todos; en la inteligencia de que son un sí desnudo quedarán cumplidos todos mis deseos.
Ofrezco a V.V. la voluntad más sincera y decidida y a Inesita el sacrificio más constante de ella que es cuanto se halla a mi alcance, al paso que le ruego a Dios el acierto y que después confíe ciegamente en su providencia pues es de fe que a quien busca el reino de Dios lo demás se le dará por añadidura.
Mi Sr. tío y Eulalia particularmente así como mis hermanos saludan a V. afectuosamente y a su Sra. Dª Mari­quita con Inesita, Diego y Norberto con besos a los niños y yo me repito suyo con todo mi corazón absolutamente suyo y B.S.M.


Manuel María Vicuña

Pudo haber sido... pero no fue. Los planes de Dios que Manuel María había seguido siempre con escrupulosa fidelidad... no habían cambiado... los hijos de Manuel María seguirían siendo los pobres. Por ellos y para ellos viviría en escrupulosa fidelidad a su vocación cada uno de los días de vida que el Señor le regalara.
Su humildad, su pobreza, su fe, su clara visión del camino hacia la salvación que Cristo nos ofrece... hicieron el milagro de un hombre grande que se identificó con los más pequeños.

jueves, 22 de febrero de 2018

22 de febrero... lo que pudo ser


La fecha de hoy, 22 de febrero, nos trae al recuerdo algo que ocurrió porque las circunstancias sociopolíticas de España no permitieron que aquel día ocurriera algo más... En un piso de la plazuela de San Miguel cayó una semilla al surco para permanecer en la oscurridad de la tierra cinco años más... en 1876 saldrían a la luz sus primeros brotes con una fuerza tal que sus ramas cobijarían a miles de jóvenes en cuatro continentes... su sabía sería tan rica que religiosas y jóvenes lanzarían a otros surcos simientes de santidad... la Madre Fundadora ya canonizada, H. Stella y la colegiala Dora del Hoyo abriéndose paso camino de los altares... otras buscándose un hueco en los procesos para el reconocimiento público de la santidad de la Iglesia y.... la inmensa mayoría nutriendo la planta desde su raíz con testimonios de santidad consumada o en el intento por alcanzarla...

Nuestro homenaje de gratitud hoy a aquellas cuatro mujeres: María Eulalia Vicuña, Emerenciana de la Riva, Celedonia Palomar y santa Vicenta María que, con o sin vocación religiosa, pusieron las primeras bases a nuestra Congregación desafiando, de la manera más eficaz, las leyes contrarias a la Iglesia.

Puerta central de la Basílica de San Pedro el 19 de febrero de 1950

Una “Corporación de Señoras”

España estrena los años setenta buscando un rey, y el general Prim lo encuentra antes de que un atentado le quite la vida el 28 de diciembre de 1870. El 2 de enero de 1871 entra en Madrid Amadeo I de Saboya sin saber bien dónde se metía. El 19 de marzo llegaba su esposa María Victoria; la reina ‘buena’ que se ganó el corazón del pueblo madrileño.
Mientras tanto en el piso 2º del número 8 de la plazuela de S. Miguel de Madrid, un grupito de señoras siguen empeñadas en la moralización del servicio doméstico. No están los tiempos para fundaciones religiosas a plena luz, pero en Madrid todo se disimula, y como lo que allí hace falta es una congregación religiosa, empiezan por guardar su regla en silencio y sin demostración exterior.
Era miércoles de ceniza, el 22 de febrero de 1871, cuando se sometieron a unas ‘reglitas provisionales’ redactadas por Vicenta María, mientras llegara el caso de “observar formalmente las Constituciones”.
No resulta fácil saber exactamente quienes formaron aquel primer grupo. La Hermana María Herminia[1], en su estudio sobre la génesis de las Constitucio­nes, señala, a Dª María Eulalia Vicuña, Vicenta María López, Dª Emerenciana de la Riva y Dª Celedonia Palomar[2]. En el mes de junio de ese mismo año 1871, se une a la incipiente comunidad, Dª Juana de la Cruz Orti[3].
En diciembre de 1872, Dª Juana Orti, se había ausentado de Madrid por cuestiones de familia, y se habían unido en cambio Dolores Mucha[4] y Leoncia Pérez[5]. En 1873, Dª Leoncia Pérez se retira del grupo, y en 1874 se les unen Dª Concepción Fernández de los Ríos[6] y Dª Patrocinio Pazos[7].

Las “Reglitas provisionales”

Hablando de las “reglitas provisionales” elaboradas por Santa Vicenta María para regir la vida comunitaria y apostólica del primer grupo de señoras que convivieron dentro del Asilo de Sirvientas, afirma María Herminia Rodríguez de Armas, que:

Estas reglitas nos dan el pensamiento más puro de Vicenta María en su primigenia autenticidad espiritual. En ellas ha quedado plasmada la vida interior de Vicenta María. Vida que se ha ido formando a lo largo de su adolescencia, al calor de una dirección espiritual generosa con miras a lo eterno, ignaciana, y de un hogar rico de valores humanos de entrañable caridad[8].

El contenido de estas primeras reglas, refleja claramente el intento de Vicenta María de dar una norma práctica, de ofrecer un esquema de vida y de trabajo que permita una plena dedicación al apostolado y para ello sienta las bases en la vida de oración y en el cultivo de algunas virtudes que ella considera necesarias para alcanzar el fin.
Vicenta María no establece divisiones en el texto. Se limita sencillamente a dar un enunciado, en el que, a modo de introducción, señala el fin que se pretende, las personas a quienes se dirige y la temporalidad del mismo. Se trata pues de: Reglas que deberán observarse por las Sras. reunidas con el fin de llevar á cabo la obra caritativa en favor de las jóvenes sirvientas mientras llegue el caso de que formalmente se guarden las Constituciones, que ella misma está ya elaborando[9].
Con una mentalidad particularmente práctica y concreta da a continuación, clara y nítidamente, el fin de las Reglas: la unidad de acción apostólica, para la que es necesaria una recta distribución del tiempo y el ejercicio de algunas virtudes concretas: la humildad, la obediencia, el desprendimiento, la observancia regular y el celo de las almas. Termina con un párrafo en el que, a modo de conclusión, reconoce la oración como medio indispensable para llevar a cabo la misión que Dios le ha confiado y para alcanzar la consolidación de la obra[10].


[1] María Herminia Rodríguez de Armas y Ablanedo nació en Sevilla, el 27 de enero de 1903. Ingresó en el Instituto el 19 de octubre de 1921. Trabajó incansablemente en el proceso de Beatificación y Canonización de Santa Vicenta María. Dedicada a la investigación de la vida de la Santa fue infatigable hasta el final de su vida. Murió en Roma el 26 de febrero de 1994. Entre sus publicaciones destacan: Santa Vicenta María López y Vicuña redacta las Constituciones de las Religiosas de María Inmaculada. Transcripción y génesis según los manuscritos originales, Roma 1979; y Vicenta María López y Vicuña, Apuntes de ejercicios espirituales, Roma 1986.
[2] Doña Celedonia Palomar y Rivilla nació en Madrid el 3 de marzo de 1826. Siendo viuda colaboró en el Asilo de Sirvientas, en el que residió a partir de 1872. De esos años se conserva una nota de su actividad en el Asilo: Deberes de Dª Celedonia. Llevará la cuenta del gasto y cuidará de todos los artículos de consumo proveyendo de lo necesario para cada día según el orden ya establecido. Apuntará las entradas y salidas de las chicas en los lugares que correspon­da. Los miércoles y sábados tendrá cuenta de que se haga con esmero la limpieza de los dormitorios de arriba y todos los días vijilará a las chicas hasta las 9 horas en que será relevada por la Señora encargada de la clase de la mañana. Los miércoles, sábados y domingos hará la oración media hora antes del Rosario y todos los días mientras el examen del medio día permanecerá en la clase y lo hará después mientras se prepara la comida. También andará celando hasta que todas las personas de casa estén recogidas inclusas las de la cocina cuidando de apagar las luces. Los sábados por la mañana saldrá del Oratorio al mismo tiempo que las chicas y a las horas de comida y cena si acaban antes que las Sras. como suele suceder les hará una visita para no dar lugar a cosa alguna inconveniente; esto mismo debe hacer por la mañana antes de que se levanten. (ASVM II, B 12/2; Xeroc. 6,130-131). El 15 de agosto de 1878 le fue impuesto el hábito religioso del nuevo Instituto, con el nombre de María de los Dolores. Abandonó la vida religiosa sin haber emitido sus votos, el 14 de agosto de 1880. (Cf. EmpGenM, legajos 6-407-5; 7-31-13; 8-337-3; 8-467-1; “Preces para la dispensa de hábito”, ASVM II, B 69/5; Xeroc. 59,86).
[3] Doña Juana de la Cruz Orti y Lara, nació en Marmolejo (Jaén) el 24 de noviembre de 1823. Era hermana del filósofo Juan Manuel Orti y Lara, a través del cual conoció a la familia Riega-Vicuña en Madrid. En junio de 1871 entró a formar parte del grupo de señoras residentes en el Asilo de Sirvientas. Al año siguiente hubo de abandonar temporalmente Madrid por motivos familiares. El 15 de abril de 1880 ingresó en la Congregación y el 11 de junio del mismo año recibió el hábito religioso con el nombre de María Josefa. Pronunció sus votos perpetuos junto con la Madre Fundadora y otras ocho compañeras el 31 de julio de 1890. Murió el 21 de noviembre de 1903. (Cf. AGRMI, arm. 1, 10/6; EmpGenM, legajos 9-108-9; 9-252-7; 9-400-1; LR, 1; Oe 4.7, en CarSVM, IV, 428).
[4] Dolores Mucha Velasco, nació en Llanes (Oviedo) el 18 de mayo de 1856[0]. Fue colaboradora en el Asilo de Sirvientas, donde residió durante cuatro años [de 1871 a 1875]. Con una fuerte inclinación a la vida religiosa, estaba dispuesta a formar parte del naciente Instituto, pero se lo impidió su padre, negándole el permiso y obligándola a regresar a su casa. En 1875 fue depositada judicialmente hasta obtener autorización para entrar en Religión, pero habiendo fracasado un recurso legal elevado a la audiencia, fue entregada a su padre en 1876. Posteriormente contrajo matrimonio y, en 1916, declaró en el Proceso Ordinario de Madrid para la Beatificación y Canonización de Santa Vicenta María. (EmpGenM, legajos 6-407-5; 7-31-13; 7-171-3; 7-431-3; CarSVM, nn. 248; 250; 288.6; 319.1; 336.3; 337.2; 435.5; PosVML, Summ. 21).
[5] Leoncia Pérez y Tejero nació en Cariñena (Zaragoza) el 13 de enero de 1836. En 1872 vivía como colaboradora en el Asilo de Sirvientas, Plazuela de S. Miguel 8, 2º izda. Según se desprende de las cartas de Santa Vicenta, la falta de salud debió ser el motivo que la apartó del Asilo de Sirvientas. (Cf. EmpGenM, legajo 6-407-5; CarSVM, nn. 156.3; 198.1.3; 248.6).
[6] Concepción Fernández de los Ríos y Massi, nació en Madrid el 21 de octubre de 1835. Viuda desde 1859, colabora asiduamente en el Asilo de Sirvientas, donde reside a partir de 1874. Tomó el hábito religioso junto con Santa Vicenta María el 11 de junio de 1876 y le fue impuesto el nombre de María Pilar. Emitió sus primeros votos el 16 de junio de 1878. Fue la primera superiora de la casa de Zaragoza. Vicenta María solicita la dispensa de sus votos el 14 de septiembre de 1883 por no acomodarse como conviene al espíritu del Instituto y perjudicarse notablemente su salud con la vida de Comunidad. (Cf.ASVM II, B 69/5; Xeroc. 59,87-88; EmpGenM, legajos 7-171-3; 7-431-3; 8-91-3; 9-108-9; 9-252-7; 9-400-1; Oe nn. 4.11; 5.7; 9.5.8).
[7] Patrocinio Pazos y Zarargüeta nació en Candelera (Ávila) el 17 de abril de 1844. Reside, como auxiliar, en el Asilo de Sirvientas a partir de 1874. Recibe el hábito de la Congregación, junto con la Madre Fundadora, el 11 de junio de 1876, con el nombre de María Trinidad. En junio de 1878, antes de emitir sus primeros votos, deja el Instituto para entrar en el Convento de Bernardas del Santísimo Sacramento de Madrid. (Cf. ASVM II, B 72/1; Xeroc. 59,166; EmpGenM, legajos 7-171-3; 7-431-3; 8-149-6; 8-337-3; Oe nn. 4.11.13; 5.3.7).
[8] REDACTA, 27.
[9] Sobre el proceso de elaboración de las Constituciones, ver REDACTA.
[10] Cf. REDACTA, 39-48.


Fuente: María Digna DÍAZ PÉREZ,  Historia de la Congregación de Religiosas de María Inmaculada. Tomo I: Algunas noticias sobre el orígen, fundación y desarrllo de nuestro Instituto 1843-1890, Roma 2002.

jueves, 8 de febrero de 2018

Un carnaval "distinto"

Homenaje a María Inmaculada en una representación de carnaval. Casa de Buenos Aires.

Característico del estilo propio del apostolado de la Congregación de Religiosasde María Inmaculada ha sido, desde sus orígenes, ofrecer diversiones alternativas a las jóvenes que llegan hasta sus casas de manera que, sin perder la dimensión festiva de la vida, sino más bien todo lo contrario, descubran y fomenten en sus propias vidas y en sus ambientes una diversión que sea fuente de alegría, de gozo compartido, de paz interior; una diversión que enriquece a quien la disfruta y a quien la ofrece; una diversión que deja un poso de bienestar en el alma capaz de poner una sonrisa en el cumplimiento del deber que sigue a la fiesta.
La pluma de M. María del Socorro de Peñalver nos permite acercarnos a una de las tantas celebraciones de carnaval vividas en la Casa Madre, dentro de la comunidad y en el quehacer apostólico.
Si ellas sí, ¿por qué nosotras no?

Homenaje a Cristo Rey en una representación de carnaval. Casa de Buenos Aires.
 El Domingo de Carnaval las Hijas de María tuvieron su comunión de regla y fue más numerosa que nunca, verdaderamente era para alabar a Dios. Principió el triduo de desagravio al S.C. de Jesús con Misa Mayor y Manifiesto a las 10, quedando S.D.M. expuesto todo el día; la Comunidad y las chicas le velamos, y por la tarde algunas, como otros años, prefirieron quedarse delante de Ntro. Señor en lugar de ver las comedias y aun hubo chica que pidió permiso para pasar aquí la noche velando al Stmo. ¡Pobrecillas, cómo fructifica la buena semilla en ellas! En la función de la tarde predicó el Padre Cadenas, cantándose el Trisagio. Se estrenó luego una Comedia que les gustó mucho “La tía Lechuza” de Isabel Cheix[1], que les recomiendo por lo graciosa.
En el recreo de mediodía, vemos aparecer por san Isidro (cuarto de nuestra Rma. Madre y donde nos reunimos las Teresianas[2]) el Sagrado Corazón entre cintas y gasas, llevado por tres novicias, otras dos iban con ramos de azucenas, tocando una campanilla, y delante la M. Gertrudis con un farol muy bonito encendido. Esta Madre dijo en medio de la expectación general:
El Corazón de Jesús
Pide hoy a sus esposas
Que le quiten las espinas
Y le coronen de rosas.
Todas fuimos sacándole una espina, luego las novicias, las postulantes y las HH. de San Alonso[3]. Pensaron las Madres que les había de gustar también a las chicas, y las mismas novicias y todas las Teresianas y Parditas[4] fuimos en procesión a la casa nueva[5] en donde nos recibieron las chicas cantando el Corazón Santo popular. Todas estaban formadas en el refectorio que se halla en la planta baja, y la M. Gertrudis leyó una hermosísima carta, animándolas a ofrecer ese obsequio al Sagrado Corazón, muy de corazón, cuya carta oyeron con mucho recogimiento y algunas vertiendo lágrimas de emoción. Al terminar su lectura todas dijeron tres veces muy alto: “¡Queremos antes morir que pecar!”. Luego sacaron cada una su espina (ya pueden comprender que los obsequios era diferentes a los nuestros) y mientras cada una abría el papelito que indicaba el obsequio al Sagrado Corazón, las novicias se marcharon con el Corazón de Jesús cantando todas nuevamente el mismo himno. Como casi la mayoría tenían que decir una Salve o un Acordaos o tres Ave Marías en cruz estaban todas muy apuradas sin saber cómo cumplirlo sin que nadie las viera.
Como las Teresianas nos quedamos un ratito con ellas les resolvimos todas las dudas y temores y unas lo cumplieron en la tribuna, otras en la clase y las más vergonzosas escondiéndose por los rincones. Tanto les gustó la sorpresa, que también se la dimos a las chicas de la calle; y no sólo ese día sino los dos siguientes, y seguramente el Sagrado Corazón se complacería con los obsequios que entre todas le hicimos.
"Marina de Cristo Rey"
Por la noche, temiendo nuestras Madres que a alguna le hiciera daño levantarse a media noche con el frío, prefirieron que todas hiciéramos la hora de vela después del examen, como asimismo la hicimos el Lunes, Martes, Miércoles y Jueves.
El Lunes y Martes se hizo el triduo lo mismo predicando el Padre Cadenas por la mañana y por la tarde, excepto la segunda tarde que lo hizo el Sr. Rubio[6]. Uno de los días trajo una señora un fonógrafo[7] para que se distrajeran las chicas; y en uno de los entreactos de las comedias estuvieron oyendo cantar varias piezas; no les entusiasmó la diversión y les gustan mucho más aquellas.
El Domingo tuvimos por fin la fiestecita en el noviciado. Tocaron primero las M[adr]es y M. M.ª del Niño[8] y H. M.ª de San Luis[9], una hermosa sinfonía de Beethoven. Luego la M. M.ª del Romero[10] y la H. M.ª de la Gloria[11] cantaron por primera vez muy bien un “Inviolata”. La M. M.ª de Jesús[12], la M. M.ª de los Dolores[13], la H. M.ª Margarita[14] y yo tocamos después una preciosa pieza a 8 manos sobre motivos del Stabat Mater. Otras dos nuevas cantoras se dieron a luz, la H. M.ª de San Vicente[15] y H. Dolores Nava[16], cantaron también un dúo muy  bonito. El quinto número era la lectura de los festejos celebrados en todas nuestras Casas. Se leyeron los programas y los oficios en contestación a los de la secretaria del noviciado, H. M.ª Amada de Jesús, y nos agradó mucho ver que todos ellos han sido dignos del Instituto de M.ª Inmaculada, y que a porfía hemos procurado obsequiar cuando hemos podido al Divino Corazón. ¡Dichosas nosotras si con nuestro amor hubiéramos logrado desagraviarle de todas las ofensas que ha recibido en esos días de desenfreno y de locura!
Luego varias novicias hicieron un precioso diálogo, compuesto por la H. M.ª de los Desamparados, y por último, las H[erman]as de San Alonso cantaron un “Tota Pulcra” tan bien cantado, que las Madres quisieron que lo repitieran en la función de la capilla. Así se terminó tan agradable velada, que casi se puede llamar musical.
Marina María Inmaculada






"Marina Pontificia".
"Marina Vicenta María"






[1] Habría que hacer un archivo de obras de teatro, comedias, sainetes… VER en ‘CHEIX Isabel’ en Diccionario de personas.
[2] De la sala de ‘Santa Teresa’, es decir, Directoras.
[3] Coadjutoras.
[4] ¿Junioras?
[5] “Casa Nazareth”, pabellón recién construído en línea con la calle de San Andrés.
[6] José María Rubio Peralta nació en Dalías (Almería) el 22 de julio de 1864 en una familia muy numerosa. Cursó estudios eclesiásticos en el Seminario de Granada y en el de Madrid. Aquí en 1887 fue ordenado presbítero. Ejerció su ministerio sacerdotal en las parroquias de Chinchón y Estremera. Fue profesor del Seminario, notario de la Curia y Capellán de las Monjas Bernardas.
En 1906 ingresó en la Compañía de Jesús y fue destinado a ejercer su ministerio pastoral también en Madrid donde permaneció hasta su muerte, que tuvo lugar en Aranjuez el 2 de mayo de 1929.
Formado en la escuela de los Ejercicios Espirituales de San Ignacio de Loyola, con una profunda vida espiritual, alimentada sobre todo en el amor a la Eucaristía y en la devoción al Corazón de Jesús, se dedicó: a reconciliar penitentes en el confesionario, a la predicación del evangelio de forma sencilla, a la atención pastoral y social en los barrios más pobres de Madrid y a la formación de seglares para que actuaran como cristianos en la familia, en su profesión y en la sociedad. Promovió la obra de las “Marías de los Sagrarios”. Ya en su tiempo se le llamó: “el apóstol de Madrid”. Fue beatificado por san Juan Pablo II el 6 de octubre de 1985 y canonizado el 4 de mayo de 2003.
[7] RAE: (De fono- y  -grafo).  1. m. gramófono.  2. m. Fís. Instrumento que registra y reproduce las vibraciones de cualquier sonido en un disco o cilindro. – gramófono: (Marca reg.). 1. m. Instrumento que reproduce las vibraciones de la voz humana o de otro cualquier sonido, inscritas previamente en un disco giratorio.
[8] M. María del Niño Jesús Prades y Benet, nació en Barcelona el 16.05.1879; entró el 22.11.1898; vistió el hábito el 28.05.1899; hizo los primeros votos el 2.06.1901; emitió la profesión perpetua el 6.06.1906; falleció en Málaga el 20.06.1932. I LR, p. 8.
[9] M. María de San Luis de Caso, era novicia de segundo; hizo los primeros votos el 14.09.1902.
[10] M. María del Romero Zabaleta, nació en Plasencia, Guipúzcoa el 17.06.1880; entró el 13.07.1899; vistió el hábito el 29.12.1901; hizo los votos perpetuos el 30.12.1906; falleció en La Habana el 15.07.1931. I LR, p. 9.
[11] M. María de la Gloria Arias Rey, nació en Reus, Tarragona, el 27.08.1875; entró el 21.06.1901; vistió el hábito el 19.01.1902; hizo los primeros votos el 24.01.1904; falleció en la Casa Madre el 12.01.1907. I LR, p. 11.
[12] M. María de Jesús Echazarra nació en Tudela, Navarra, hacia 1878; entró el 28.02.1897; vistió el hábito el 15.08.1897; hizo los primeros votos el 20.08.1899; emitió la profesión perpetua el 2.10.1904; falleció en Estella el 1.12.1936. I LR, p. 7.
[13] M. María de los Dolores Orti y Muñoz, hizo los votos perpetuos el 15.08.1901 en la Casa Madre, de donde no se había movido todavía. I LR, p. 4.
[14] M. María Margarita de Alacoque Pérez y Florez-Estrada, nació en San Vicente de Toranza, Santander el 11.01.1871; entró el 18.03.1900; vistió el hábito el 8.09.1900; hizo los primeros votos el 14.09.1902; emitió la profesión perpetua el 10.10.1907; falleció en la Casa Madre el 21.07.1959. I LR, p. 9.
[15] M. María de San Vicente Planas nació en Manresa, Barcelona, el 10.01.1882; entró el 17.09.1899; vistió el hábito el 15.04.1900; hizo lo primeros votos el 20.04.1902; emitió la profesión perpetua el 1.06.1908; falleció en Vitoria el 3.06.1908. I LR, p. 9.
[16] Dolores (M. María de las Angustias) Navas Torres, entró el 27.10.1901; vistió el hábito el 4.05.1902

martes, 6 de febrero de 2018

"Un remanso de paz"


Las Religiosas de María Inmaculada en Ciudad Real (1918-2018):

“un remanso[1] de paz”

María Digna Díaz RMI

He oído muchas veces aquello de que esta es la ciudad de las dos mentiras porque ni es ciudad ni es real… confieso que también yo lo he repetido alguna vez pero sean ustedes clementes conmigo que, para hacerme perdonar, proclamo hoy a los cuatro vientos que están cerca de cumplirse los seiscientos años desde que don Juan II rey de Castilla concediera el título de ciudad, acompañado de escudo con la leyenda de «Muy noble y muy leal» (1420), a la que el rey don Alfonso X el Sabio renombrara como Villa Real.
Yo no voy a entrar en detalles de una historia de la que soy profana, porque llegué a estas tierras desde una pequeña ínsula lejana, porque no quiero herir con mi ignorancia, y porque la excelente pluma de H. Concepción Notario ofrece a ustedes datos preciosos para situar en la historia las efemérides que nos congregan hoy aquí. Disculpénme también si vuelvo a entrar despacito y de puntillas en esta historia para sentir y saborear de nuevo la paz que muchas Religiosas de María Inmaculada hemos vivido en esta ciudad…
Estamos, pues, en la que es de pleno derecho, y no sólo de nombre: Ciudad Real, y a mí me sorprende muy agradablemente una curiosidad histórica que hermana[2], de alguna manera, a esta ciudad con Andújar y con Madrid: las tres dejaron por un tiempo de pertenecer a la Corona de Castilla para convertirse en señoríos del feudo de la Orden de Calatrava… El origen de la historia centenaria que hoy nos ocupa, se me antoja que vuelve en cierto sentido a hermanar a estas tres ciudades, porque una manchega ganó el corazón y la voluntad de una andujareña para traer a Ciudad Real una obra que tiene a Madrid por cuna y por madre a quien fue canonizada junto al manchego Juan Bautista de la Concepción.
Cuando me invitaron a estar hoy aquí y me regalaron el privilegio de poder decir algo, se me agolparon los sentimientos y me faltaron las palabras… Luego, con algo más de calma, sentí que, de lo mucho que pude aprender de esta tierra y de estas gentes, dominan en mi mente y en mi corazón su paz y su generosidad…; creo no engañarme si afirmo que, ante necesidades apremiantes y en momentos puntuales de la historia de la Congregación, esta casa ha ofrecido al Instituto un remanso de paz para el apostolado, para la formación, para el servicio de gobierno y para la atención a las Hermanas mayores y enfermas, a lo largo de estos cien años. Sin olvidar que familias y hogares de esta ciudad fueron auténticos remansos de paz para la comunidad cuando el conflicto de 1936 amenazó la seguridad y la vida de las hermanas Y todo ello gracias a la generosidad de una manchega, Teresa Medrano Rosales, que ganó para su causa a la andujareña María Teresa Orti y Muñoz.
Santa Vicenta María, que anduvo siempre muy escasa de recursos económicos para sostener y dar impulso a una obra apostólica de estricta beneficencia que la Iglesia le confió, lamenta algunas veces, aunque lo hiciera en tono más bien bromista, que las vocaciones vinieran con «prendas y habilidades», «muy finas y de familias respetables» pero «sin nada», «con muy poca cosa de pecunio» «sin más que sus buenas prendas» o «sin ninguna dote». Bien es verdad que la Santa, en un tono mucho más serio, afirma que: «Por dinero no me apuro, estoy persuadida de que Dios nos dará siempre el que necesitamos».
A M. María Teresa Orti le regaló el Señor, en un año de mucha escasez económica, de mucha preocupación por la falta de salud en un crecido número de religiosas, y de dificultades sin cuenta, una vocación para el Instituto que iba a dar mucha gloria a Dios por la santidad de su vida, y que traía al pie de la letra, no solamente lo que popularmente se expresa como “un pan bajo el brazo”, sino todos los medios para poner en pie un colegio para jóvenes sirvientas, en su ciudad natal, bajo el título y patrocinio de María Inmaculada.

Fundación

Europa vivía inmersa en una confrontación bélica que duraba desde julio de 1914 y no se abriría a negociaciones de paz hasta noviembre de 1918, para firmar finalmente un armisticio, en el Tratado de París de junio de 1919.
La neutralidad de España en la Primera Guerra Mundial, no pudo evitar el alza vertiginosa del coste de la vida, ni la escasez de los abastecimientos, ni las huelgas obreras, entre otras consecuencias. Los conflictos con el protectorado de Marruecos parecían no llegar a su fin, la aparición de las tesis anarquistas y comunistas planteaban nuevos retos a la doctrina católica. Las epidemias de gripe previas a la gran pandemia o gripe española de 1918, se cobraban numerosas víctimas cada año; la «ley del candado» contra las asociaciones religiosas, y las políticas de corte liberal y anticlerical dificultaban seriamente la vida y la acción de la Iglesia y sus instituciones. Este conjunto de realidades formaban parte del escenario en que el M. María Teresa Orti iba ampliando el campo apostólico en el que la Congregación estaba llamada a prestar su servicio a la Iglesia y a la sociedad.
Marcaba el calendario el 4 de junio de 1917 cuando M. María Teresa Orti comunicó a sus colaboradoras, reunidas con ella en Consejo, que «la señorita doña Teresa Medrano, huérfana, que está próxima a entrar en el Instituto, deseaba antes de ingresar fundar en su propia casa de Ciudad Real un Colegio nuestro dotándolo para su sostenimiento, con aprobación de su Director espiritual, el Excmo. Sr. Obispo de Oviedo[3] y del Exmo. Sr. Obispo de la diócesis que está muy interesado en dicha fundación, por lo cual se había pedido la licencia a la Santa Sede» (I LAcCon, p. 192-193).
Efectivamente, cuando Teresa Medrano puso a disposición de la M. General su «casa que es hermosa, con jardín grande, un corral que es más grande que una plaza de pueblo y otro patio central con plantas y piso bajo y principal con galería de cristales, [y] también una tiendita» con el deseo de que aquella casa se convirtiera en una Colegio de María Inmaculada para la acogida, formación y protección de las jóvenes sirvientas, la Madre acogió la idea, e ilusionada con la fundación, cursó inmediatamente la solicitud a Roma porque la «ley del candado» impedía la apertura de nuevas casas religiosas en España sin una autorización expresa de la Santa Sede.
Esto lo sabía bien M. María Teresa Orti desde que, en 1916, trató de realizar la fundación en Pamplona y tropezó con el inconveniente de que el Obispo no la autorizaba si no obtenía antes una licencia de Roma. La M. General, con la lección aprendida, envió la solicitud para fundar en Ciudad Real al Cardenal Antonio Vico, Protector del Instituto. La concesión no era fácil, pero el solio pontificio lo ocupaba Benedicto XV, amigo personal de la Madre Fundadora y de su sucesora, y protector incondicional de la Congregación; el Cardenal Vico, para la fundación en Pamplona, sin dudarlo, se había ido «directamente a Su Santidad, sabiendo el aprecio que profesa a V.R. –escribe a M. María Teresa- y a ese su Instituto, y tengo el gusto de participarle que la Secretaría de Estado ha encargado ya al Sr. Nuncio de Su Santidad de procurar el favorable despacho de la petición». Con estos antecedentes, la Secretaría de Estado y el Nuncio Apostólico no demorarían su respuesta a una nueva solicitud de parte del Instituto y concedieron en 1917 otra autorización para fundar, esta vez, en Ciudad Real.
El año de 1917 fue muy intenso para M. María Teresa Orti. Comenzó con un hecho significativo y gratificante: los periódicos publicaron un edicto del Obispo de Madrid  solicitando la entrega de los escritos de la sierva de Dios, Vicenta María López y Vicuña; y en los meses de marzo y julio respectivamente, se realizaron los “procesillos rogatoriales de Valencia y Barcelona”. En otro orden de cosas, aquel año ofreció sobrados motivos de prueba para la Madre General. El grado de madurez que había alcanzado el Instituto, su crecimiento demográfico, su expansión, el reconocimiento y los frutos de la obra social y apostólica por una parte; y por otra, los límites que su precaria salud le imponían para el ejercicio de su cargo, fueron otros tantos motivos que tuvo M. María Teresa Orti para persuadirse de que era llegado el momento del relevo y trató de dejar vía libre a la que el Capítulo general eligiera para gobernar el Instituto. Pero sus cuentas no cuadraron con las de la Divina Providencia: la autoridad de la Iglesia frenó su renuncia, el Capítulo la postuló como Superiora General y Roma la nombró para otros seis años; Dios le regaló una ocasión privilegiada para comprender, como dirigida a ella misma, la respuesta que había dado a san Pablo: «Mi gracia te basta, que mi fuerza se muestra perfecta en la flaqueza» (2 Co 12,9). M. María Teresa asumió que su propia debilidad, un elevado número de religiosas enfermas, doce fallecidas[4] y diecinueve abandonos a lo largo del año, no eran motivo que pudiera hacer tambalear aquella certeza, por más que en el mes de julio tuvo la impresión de que habían «tocado a enfermar Superioras»[5].
 M. María Teresa Orti sabía bien que, cuando entra en juego la gloria de Dios, todo pasa a un segundo plano, y no dudaba ella ni podía dudar de que en el plan de Teresa Medrano hubiera en juego mucha santidad y mucha gloria de Dios. Las jóvenes que llegaban a Ciudad Real obligadas por la necesidad de abandonar sus casas procedían de hogares sanos sobre los que se cernía una nube de incertidumbre y temor al ver alejarse de ellos a sus hijas «en la edad más crítica por el desarrollo de las pasiones, -según expresión de Manuel María Vicuña- y por los riesgos a que se veían expuestas sin nadie que las vigilara y dirigiera». La fundación en Ciudad Real se ofrecía pues, como un remanso de paz para el corazón y el espíritu de M. María Teresa Orti, para las jóvenes inmersas en una situación que les podría ser adversa, para las familias acomodadas que podrían tomar a su servicio jóvenes menos desconocidas y con mayores garantías para la salvaguarda de sus hogares, y para la conciencia de los padres de las mismas jóvenes que podrían descansar tranquilos sabiendo que para sus hijas, en Ciudad Real, se abrían las puertas de un nuevo hogar en el que además de la acogida encontrarían medios para su formación humana, cristiana, cultural y profesional.
La temperatura ambiente, de seis grados bajo cero, poco tenía que ver con el entusiasmo y el ardor que animaba el corazón y la voluntad de quienes habían recibido nuevo destino y salieron de la Casa Madre, mientras la Madre General se veía obligada a guardar cama en Madrid, para poner en Ciudad Real el broche de oro a un año particularmente complicado en el largo gobierno de M. María Teresa Orti.
Con la gracia propia de los españoles nacidos al sur de Despeñaperros, M. María Teresa, escribió a M. María de San Luis de Caso, por entonces superiora y maestra de novicias en Logroño, el día de Reyes:
Verdaderamente que apena las noticias de este cruel invierno, V.R. sabe las dificultades y penalidades de ahí, pero ¿y las de Burgos, Pamplona, Valladolid, Zaragoza y aún Barcelona que tuvieron que dejar depositada a M. Vicenta María, q.e.p.d. por no permitir el temporal terminar el entierro; y en Valencia que la casa está para verano; Málaga, que ha nevado; Oviedo incomunicadas desde no sé cuando, etc. etc. por el temporal de nieves? esas las sé y también veo las de aquí; heladas han estado tres o 4 días, fregando con nieve y yendo a la casa de las chicas, Nazaret, para la de beber. El termómetro a 5 bajo cero dentro de casa, y en mi cuarto todo cerradito y yo en cama a 3 bajo cero. En el Noviciado sin lavar hace dos semanas por estar helado el pilón de donde va el agua al lavadero. La salida de las fundadoras de Ciudad Real fue célebre; las esperaban allí el 30, pero ni coches, ni tranvías, ni nada circulaba de 10 a 11 de la mañana hora de salir de casa; se quedaron pues, y como la fiesta estaba preparada con invitaciones y demás para el 1º, salieron el 31 en el tranvía y sin equipajes; pues ni ómnibus, ni coches de punto, ni carros, salían a la calle. En fin, ya están allí y esperamos será para gloria de Dios, solo están 5; 3 Madres y 2 Hermanas, pues dos habían de salir de Toledo y fue imposible por no salir los coches para la estación[6].
El día de Año Nuevo, tal y como estaba previsto, el señor obispo, Don Francisco Javier e Irastorza, celebró la Eucaristía y dejó reservado el Santísimo en el mismo Oratorio que había en la casa y para el cual doña Teresa Rosales y Medrano y su hija Teresa Medrano, habían obtenido, en 1905, la gracia de que pudieran celebrar allí hasta dos misas diarias y que fuera válida para cumplir con el precepto dominical la que se celebrara en los días de precepto.

Apostolado

Para las jóvenes que, dejando atrás la familia, el hogar, el pueblo y el ambiente conocido en el que han crecido, se lanzan a un mundo desconocido, inseguro y lleno de peligros, capaz de hacer anidar en sus vidas la desconfianza, la incertidumbre y el miedo, poniendo en peligro su salud, su integridad y la paz de sus corazones, el colegio de María Inmaculada constituye,  a partir de 1918, un remanso de paz en el que pueden vivir la certeza de no estar solas, de poder conservar o recuperar la serenidad y la confianza propias de un hogar que les abre de par en par sus puertas en la calle Caballeros…
Las primeras colegialas de María Inmaculada no tardaron en empezar a hablar de «las dos Madres del cielo», refiriéndose a la Virgen Inmaculada y a la Madre Vicenta María que, en sendos cuadros presidían sus fiestas principales y los actos de entrega de premios a las que reunían las condiciones requeridas de: fidelidad y constancia en el cumplimiento de sus deberes y en su compromiso cristiano, y perseverante puntualidad en la asistencia y participación a las actividades formativas, lúdicas y religiosas que les ofrecía el Colegio. Fue normal durante años, ver al señor Obispo o a un representante suyo presidiendo las fiestas de las chicas, acompañado por otras dignidades eclesiásticas y por los padres de la Compañía de Jesús.
Las celebraciones de la Inmaculada, contaban con una participación masiva en la Misa de Comunión general por la mañana; y por la tarde, en una procesión con la imagen de la Virgen, precedida por el estandarte de las Hijas de María, que, a través de las galerías, iba desde la capilla hasta el salón de la dominical, donde se había preparado previamente un altar, que a las chicas les «parecía un trocito de cielo». Allí ofrecían a la Virgen, sus versos y cánticos como testimonio de amor filial, pidiéndole, al estampar su beso en el estandarte, no separarse jamás de su amor maternal. La respuesta de la Madre se materializaba, por mano de las religiosas «en un riquísimo chocolate con bollos» que las chicas acompañaban con «vivas a la Inmaculada, al Colegio y a las Madres que, llenas de alegría, iban de un lado para otro, ya sirviendo agua, chocolate, bollos, gozando de ver tan contentas a las chiquitas». Llegado el  momento, a las chicas les costaba salir de este remanso de paz y nunca lo hacían sin haber prometido a la Virgen ser fieles hijas y sin haber dado gracias a Dios por sentirse tan amadas. Cumplidos estos requisitos, volvían a sus ambientes de trabajo llevando con ellas el tesoro más preciado: la paz interior que se manifiesta y se transmite a través de la mirada, la sonrisa, la palabra, el deber cumplido y los pequeños gestos de la vida cotidiana.
Nuestro reconocimiento y gratitud hoy por cada una de las niñas, adolescentes y jóvenes, que a lo largo de estos cien años pasaron por esta casa y siguieron luego su camino, dejando caer a su paso semillas de Evangelio.

Formación

De Ciudad Real o su provincia entraron en la Congregación, antes de 1918, Loreto Giménez (1879), natural de Campo de Criptana que tomó el nombre religioso de María Luisa, pero salió antes de emitir la primera profesión; Dolores Añón (1911) natural de  Almodóvar del Campo, que profesó con el nombre de María de San Bernardo y falleció en Málaga en 1944; Enriqueta Borondo (1915) de Daimiel, que profesó como María Custodia de Jesús y falleció en Lima, Perú, en 1978; Victorina Fernández (1917) de Ciudad Real, que entró en la Congregación cuando ya se negociaba una fundación en su ciudad natal, vistió el hábito como María Victoria de Jesús y profesó in articulo mortis, unos días antes de morir en esta casa de Ciudad, el 2 de diciembre de 1920.
La casa de Ciudad Real pareciera que nacía como “predestinada”, para acoger y acompañar los primeros pasos hacia la vida consagrada de muchas religiosas de María Inmaculada. Yo no sé si pensaron darle mayor esplendor a la inauguración, con la imposición de la toquilla a la fundadora de la casa, como postulante, o si, por el contrario, fijaron la fecha de inauguración para celebrar su ingreso en la Congregación. Yo lo único que sé es lo que he dicho a ustedes hace un momento, que en junio de 1917 «la señorita doña Teresa Medrano, huérfana, que [estaba] próxima a entrar en el Instituto, deseaba antes de ingresar fundar en su propia casa de Ciudad Real un Colegio nuestro». Y sabemos también que M. María Teresa Orti comunicó a las comunidades, como el mejor regalo de la Navidad de 1917 la inminente fundación en Ciudad Real, fijando para el día de la «Circuncisión del Señor, la fiesta inaugural, con la particularidad de tomar en ella la toquilla la fundadora».
Lo cierto es que la imposición de la toquilla de postulante, primer paso hacia la vida religiosa, se programó para el mismo día de la inauguración de la casa y que si se cambiaron los planes, fue en atención a la familia Medrano que, al parecer, no veían con buenos ojos todos los pormenores de la fundación, sin que haya ningún indicio de que fueran contrarios a ella, sino más bien todo lo contrario, don José Medrano donó la más grande de las campanas y no era raro verle llevando el palio en las procesiones con el Santísimo que se realizaban para las sirvientas en el Colegio de María Inmaculada con motivo de la festividad del Corpus.
La sencilla ceremonia de admisión de Teresa Medrano como postulante a la vida religiosa, en la Congregación de Religiosas de María Inmaculada, en la que había sido su casa, era solamente la primera de las muchas otras que se vivirían en Ciudad Real.
Admitida al Instituto, Teresa Medrano viajó a Madrid para transcurrir el tiempo de su formación a la vida religiosa bajo la dirección de M. María Gertrudis Marrugat. El Consejo General, reunido el 12 de junio de 1918, la admitió sin reservas a vestir el hábito religioso, pero había que solicitar una dispensa a Roma porque Teresa Medrano había cumplido ya los 45 años. El Cardenal Vico hizo el negociado y, sin pérdida de tiempo, envió la concesión de la gracia mediante un telefonema que M. María del Socorro Peñalver agradeció puntualmente en nombre de la M. General, comunicando al Cardenal que la ceremonia se verificaría en Ciudad Real. Convertida en H. María del Prado, volvió a Ríos Rosas donde vivió  el tiempo de su noviciado, más contenta que en su propia casa, según testimonio de D. Francisco Javier Baztán y Urniza, Obispo de Oviedo.
Yo no sé si M. María Teresa Orti pensó alguna vez en traer el Noviciado a Ciudad Real y no parece muy probable, puesto que había establecido ya el segundo en Logroño. Sí sé que destinó a esta casa a algunas Novicias. De hecho la primera hermana fallecida aquí, H. María Victoria de Jesús Fernández Rodero, emitió sus votos “in articulo mortis” unos días antes de su muerte, ocurrida el 2 de diciembre de 1920, como ya hemos dicho, a los treinta años de edad.
Antes de fundar en Ciudad Real, cuando la casa de Ríos Rosas ya era pequeña para acoger a todas las novicias admitidas en el Instituto, M. María Teresa Orti miró hacia el norte y puso los ojos primero en Barcelona y luego en Logroño. La catalana M. María de la Concepción Marqués movió las casas de formación hacia las fronteras: Bilbao, Errazu, Salamanca… y más allá de los límites de España, a Braga (Portugal) y París (Francia), porque el temporal político imponía mucha cautela. La aragonesa M. María de San Luis de Caso, pensó en la conveniencia de que cada Provincia del Instituto tuviera su propio noviciado y, puesto que la de Jesús lo tenía en Madrid y la de María en Logroño, miró hacia Cascante y concibió el proyecto de establecer allí el de la provincia de San Ignacio.
El desarrollo urbanístico de Madrid no garantizaba el recogimiento y las condiciones propias para la formación de las novicias en la calle de Ríos Rosas y M. María de San Luis se planteó comprar una casa o terreno para edificarla en un lugar más apropiado. Para la realización de ese plan le concedió autorización la Santa Sede en 1943, pero la sorprendió la muerte antes de poder realizar su proyecto[7].
Como sucesora suya en el gobierno de la Congregación fue elegida la manchega M. María de la Redención Navas que, al igual que todas sus predecesoras en el gobierno del Instituto, también había sido maestra de novicias, y había compartido con M. María del Prado Medrano, además de su origen manchego, la formación en el noviciado.
Los ocho años que pasó M. María de la Redención, como Maestra de novicias en Ríos Rosas, le sirvieron para saber de primera mano lo que se necesitaba para garantizar la formación espiritual y religiosa en los años previos a la consagración y entendió que no necesitaba embarcarse en el proyecto concebido por M. María de San Luis, porque que Ciudad Real, su iglesia diocesana y la casa donada por Teresa Medrano con sus patios, sus galerías, su particular gruta de Lourdes y su espléndida capilla le estaban ofreciendo el mejor remanso de paz para madurar y discernir vocaciones.
El 12 de octubre de 1952, fiesta de nuestra Señora del Pilar y día de la Hispanidad, inauguraba su nueva sede en Ciudad Real, el que en la Congregación seguía llamándose “Noviciado de Jesús”. Ciudad Real  y Madrid han sido las únicas sedes en las que el Noviciado de Jesús tuvo el privilegio de ser la única casa de formación para las Religiosas de María Inmaculada, y no fue gratuita o casual la fecha para su establecimiento en Ciudad Real. Porque el Señor así lo quiso y porque la iglesia y el clero diocesano nos regalaron las mejores garantías de una  óptima formación, bajo la mirada y la protección de María Inmaculada, la casa de las Religiosas de María Inmaculada en Ciudad Real anota entre sus gestas la de haber tenido el privilegio en toda la historia del Instituto de acoger entre sus muros candidatas a la vida religiosa llegadas desde India, Italia, Francia, Portugal, México, Brasil y Perú.
Decirles a ustedes cuántas han sido, en números reales, las novicias que han pasado por el “Noviciado de Jesús” en los años que ha tenido su sede en esta casa, requeriría un trabajo de investigación que supera los límites de esta celebración, pero es cierto que Ciudad Real tuvo el privilegio de acoger el único noviciado que en la historia del Instituto nunca cerró sus puertas. Nació tímidamente el 16 de julio de 1876 con seis vocaciones de las que cuajaron solamente dos. El noviciado creció con los años y al ritmo del desarrollo del Instituto, pero nunca fue tan numeroso como en los años en que estuvo en Ciudad Real.
Permítanme hoy, en nombre de todas las que tuvimos por cuna de nuestra consagración religiosa esta casa, darles las gracias: a los Obispos y al clero de Ciudad Real, de quienes aprendimos a ser y sentirnos iglesia diocesana, gracias a los que con su doctrina y sus ministerios alimentaron nuestra formación y nuestra vida espiritual; gracias a las gentes de esta ciudad que con envidiable sencillez nos hicieron sentir tan ciudadanas de esta tierra como ellos, y nos ayudaron a reforzar nuestra identidad mariana, porque como relata magistralmente H. Concepción Notario, no se puede ser ciudarrealeño sin ser mariano; y aunque tal vez me falte el aire, permitánme agradecer especialmente a Abenójar, Alcázar de San Juan, Alcolea de Calatrava, Alhambra, Almadén, Almadenejos, Almagro, Almedina, Almodóvar del Campo, Arenas de San Juan, Argamasilla de Calatrava, Brazatortas, Cabezarados, Calzada de Calatrava, Campo de Criptana, Carrión de Calatrava, Carrizosa, Ciudad Real, Consuegra, Corral de Calatrava, Daimiel, Fernán Caballero, Fontanarejo de los Montes, Fuencaliente, Fuente del Fresno, Granátula de Calatrava, Hinojosa de Calatrava, Infantes, La Poblachuela, La Solana, Los Pozuelos de Calatrava, Malagón, Manzanares, Membrilla, Miguelturra, Minas de Horcajo, Moral de Calatrava, Navalpino de los Montes, Porzuna, Puertollano, Retuerta del Bullaque, Santa Cruz de Mudela, Torre de Juan Abad, Torrenueva, Valdepeñas, Valenzuela de Calatrava, Valverde, Villahermosa, Villamayor de Calatrava, Villanueva de la Fuente, Villanueva de los Infantes, Villarubia de los Ojos y Viso del Marquez el habernos regalado, entre todos ellos, más de ciento treinta vocaciones religiosas para la Congregación.

Gobierno

También para el servicio de gobierno del Instituto ofreció la casa de Ciudad Real un remanso de paz y tranquilidad envidiable. La Casa Provincial siguió al Noviciado desde Ríos Rosas a Salamanca. En 1941, por razones de tipo práctico y mayor facilidad de comunicación entre las casas de la Provincia, localizadas casi todas en Andalucía, Enriqueta María Contreras trasladó la sede de su gobierno a Sevilla. Una vez establecido el Noviciado en Ciudad Real, María Natividad de Jesús García Gozalvez, de quien se decía que le gustaba mucho pasar la Navidad con las novicias, trasladó la sede del Gobierno provincial de Sevilla a Ciudad Real en 1955, y desde esta casa gobernaron también María Mercedes Jiménez Casquet y María Engracia Marin Serrano. En 1979, fue María Sagrario Guerrero Merino quien, por los mismos motivos que pesaron en 1941, llevó de nuevo la casa provincial a Andalucía y la estableció en Córdoba.

Enfermería

Cuando se cumplen cien años de una casa que ha sido cuna de vocaciones para tantas religiosas de María Inmaculada, nace en el corazón un profundo sentimiento de gratitud que invade el alma y obliga a entrar de puntillas y a pie descalzo en un edificio cuyos espacios han sido remodelados y se ha convertido en nido de la santidad del Instituto… Ciudad Real es una casa privilegiada: desde 1952 hasta 1980 fue un semillero cargado de promesas; por sus patios y pasillos bullían la ilusión y el entusiasmo de los primeros tramos del camino, en su capilla fueron tomando forma propósitos de santidad y generosa entrega… era un estallido de vida que daba un especial encanto a esta casa y si me lo permiten, también a la ciudad. La siembra fue generosa y de aquella sementera (como del resto de los noviciados),  se recogieron doradas espigas, que fueron dejando caer parte de sus granos en el molino de la vida, donde fueron triturados para ser harina y pan…  otros han vuelto aquí para convertir esta casa en sementera de santidad como el mejor sello de calidad y el más valioso testimonio de que esta aventura vale la pena…
No sé si es el lugar o el momento, pero permítanme rendir hoy un homenaje de gratitud a las Hermanas mayores que he conocido desde que tuve mi primer contacto con el Instituto y permítanme hacerlo con un guiño particular a las de esta casa centenaria de Ciudad Real, donde tuve el privilegio de dar mis primeros pasos en la vida religiosa. No puedo silenciar aquí los nombres de Vicenta María Rodríguez de Arce, María Jesús Villalba, Miguelina Ferrer, Paula Bachiller, Teresa María Vallés, María del Dulce Nombre Iglesias, María del Prado Valencia, María Isabel Lacarte, María de Borja Permisán… las hermanas mayores y enfermas de mis años de noviciado… La Congregación, que confió a las jóvenes y a la Iglesia que peregrina en Ciudad Real, las primicias de centenares de vocaciones religiosas, ahora les regala el sello de la perseverancia en la entrega a Dios en las personas de estas hermanas, que se presentan cada día ante el Señor con sus manos gastadas y sus corazones llenos de nombres, y se preparan para el único examen al que serán sometidas: el del amor, sabiendo que no les va a pedir nada porque sabe bien el Señor que «todo lo han dejado en la arada en tiempos de sementera… allí sembraron ardores… y allí vuelve Dios los ojos…, porque allí dejaron sus flores de consuelos y de amores».
Ciudad Real, 3 de febrero de 2018


[1] RAE: Lugar o situación en que se disfruta de algoUn remanso DE paz.
[2] Ciudad Real se encuentra hermanada con las localidades de: College Station (Estados Unidos); San Cristóbal de las Casas (México); Târgovişte (Rumanía) y Arafo (España), en las islas Canarias.
[3] Francisco Javier Baztán y Urniza, Provisor, Vicario General y Gobernador Eclesiástico del Priorato de las Órdenes Militares en Ciudad Real, hasta ser preconizado para la diócesis de Oviedo. En Ciudad Real fue también Director de “Las Doctrinas”, para instruir y moralizar la clase obrera; de las Escuelas Dominicales y de las Conferencias de San Vicente de Paul. (Cf. Javier IBARRA, Biografías de los ilustres navarros del siblo XIX y parte del XX, t. IV, Pamplona 1953, p. 49)
[4] M. María Asunción Carrera (+Barcelona 1.02.1917) – M. Vicenta María Romero, superiora en Barcelona (+19.12.1917)
[5] En julio de 1917, estaban enfermas, las superioras de: Barcelona, M. Vicenta María Romero y Yagüe (que ya no pudo asistir al Capítulo General); Zaragoza, M. Jesús María Elosua; Málaga, M. Patrocinio de María Inmaculada Agrela; Córdoba, M. María del Sacramento Gómez
[6] CarMTO a MSL en Logroño. Madrid, 6.01.1917, AGRMI-Roma 3-21-5/35.
[7] Cf. Consejo del 18.02.1943. II AcCon, p. 210.